¿Qué es Web3? 

Este artículo forma parte de una serie de 10 artículos de Digiday en donde se explora el valor de los NFTs y la tecnología blockchain. Explore la serie completa aquí. 

El año pasado se incorporaron al diccionario de la industria de los medios de comunicación un gran número de nuevas palabras tendencia, como “blockchain”, “NFT” y “metaverso”. Todo esto ha producido un nuevo término: la omnipresente “Web3”, que es la última etiqueta para describir esta nueva era del Internet. No está claro si los ejecutivos de las editoriales son conscientes del impacto de estos conceptos en sus negocios. 

En 2021 se experimentó ampliamente en este espacio, pero estas nuevas tecnologías y casos de uso están aun en las primeras fases de desarrollo, por lo que no está claro hasta qué punto la transición a la era de la Web3 podría alterar la forma de hacer negocios. Después de todo, cuando la Web 1.0 se convirtió en la Web 2.0, pareció hacerlo sin anunciarse. 

Posiblemente, la transición a la Web3 será gradual y por etapas. Más usuarios comenzarán a invertir en criptomonedas, se construirán monederos  virtuales y las empresas entrarán en el metaverso y se adaptarán a él, para seguir el ejemplo de sus consumidores. 

¿Qué es Web3?  

La Web 3.0, o  Web3, es la etiqueta que está siendo aplicada a una versión descentralizada del Internet que sería propiedad conjunta de usuarios y constructores. Esencialmente, esto es la antítesis de cómo operan las plataformas centralizadas como Apple, Google y Facebook, al monetizar los datos captados de sus usuarios a diario. 

El término “Web3” fue acuñado por primera vez en 2014 por Gavin Wood, cofundador del blockchain Ethereum, al referirse al concepto de un Internet descentralizado y basado en el blockchain, según una entrevista de Wired con Wood

En Web3, los usuarios son dueños de sus datos y presencias en línea, y esa información es compartida con los diferentes sitios web y plataformas a los que acceden, gracias a la interoperabilidad. Además, los usuarios pueden monetizar sus datos como mejor les parezca. 

Por ejemplo, alguien que navega en la página de un editor podría iniciar sesión automáticamente con su monedero de criptomoneda vinculado a su navegador y ofrecer sus datos personal a cambio de un micropago de criptomoneda por parte del anunciante que busca obtener esa información. En este caso, el usuario juega un papel más proactivo a la hora de conocer – y aceptar – qué datos comparte. 

En Web3, “las credenciales de acceso no se basan en un nombre de usuario o una contraseña, sino en una prueba criptográfica de que eres quién dices que eres”, y esa prueba es la misma para todos los sitios web o plataformas de acceso a los usuarios, según Erick Calderón, fundador y director general del mercado de NFT de arte Art Blocks, que habló en un panel sobre NFT en el CES (Feria de internacional de electrónicos) a principios de este mes. 

¿Cómo se accede a Web3? 

Web3 no es necesariamente un nuevo navegador. Los usuarios pueden acceder a los sitios web basados en Web3 con los mismos navegadores que utilizan actualmente. Así pues, aunque los sitios Web3 son creados utilizando software de blockchain, son accesibles de igual manera que los sitios Web2, en términos generales. Y los entusiastas de la criptomoneda ya están accediendo a aspectos de la Web3 cuando operan en criptomoneda y compran NFT. 

También se podrá acceder a Web3 a través de las plataformas del metaverso que están construyendo compañías como Meta, la compañía matriz de Facebook. Así, se accederá a una versión Web3 de Facebook a través de la plataformas en el metaverso Horizon de Meta. 

¿Por qué  Web3 es diferente de Web 1.0 y Web 2.0?  

La Web3 surge de la Web 1.0, que era la versión de Internet de los años 90 y principios de los 2000 que limitaba a los usuarios a buscar y leer contenidos en páginas web estáticas. 

“Lo que Web1 acabó consiguiendo fue democratizar el acceso a la información”, afirma Amanda Cassatt, cofundadora y directora ejecutiva de Serotonin, una empresa de marketing y estudio de productos nativos de la Web3. “Redujo el umbral en el que la información podía estar disponible para todos por igual”, como a Wikipedia, por ejemplo. 

La Web2 llegó a mediados de la década de 2000, y si la Web1 fue la era de la web abierta, la Web2 fue la era de la plataforma cerrada. Las empresas que utilizan el modelo Web2 esencialmente secuestraron el acceso abierto a la información y lo convirtieron en un modelo de negocio basado en la publicidad, continuó Cassatt.  

La Web2 se convirtió en un sistema de “entornos cerrados que monetizan los datos de los individuos mientras les hacen publicidad, manipulan su comportamiento e intentan monetizarlos de todas las maneras posibles, dejándolos fuera de la cadena de valor”, que es lo que la Web3 intenta corregir ahora, dijo. 

En cierto modo, la Web3 anuncia un retorno a la era de la Web1, pero la amplía más allá de la web de navegador, a una Internet más amplia que abarca dispositivos móviles y televisores inteligentes y las consolas de juegos y, sí, la realidad virtual. 

Un ejemplo excelente de cómo la Web3 resucita elementos de la Web1 son los pagos. El código fuente original de Internet incluía la capacidad para los usuarios de realizar transacciones que nunca fue implementada, según Cassatt. Esto significa que las personas que contribuyen a la información en línea habrían podido recibir un pago por su participación – como aportes a Wikipedia – pero como sabemos, eso nunca sucedió en realidad. (Un registro de esta función es un error “402” en el código HTML). 

La ausencia de la capa de pago de la Web1 hizo que los usuarios de Internet quedaran fuera del flujo de dinero de la difusión, lo que les permitió a los editores, anunciantes, vendedores y todos los demás miembros de este embudo publicitario retener todo el dinero gastado en este mercado, afirmó Cassatt. La Web3 está trabajando ahora para añadir esta capa de pago, la cual recompensará a los usuarios de la Web3 por sus contribuciones a las páginas web, la participación en los contenidos, las compras, la visualización de anuncios, etc. 

“Un usuario de Web3 espera ser recompensado y acceder a un producto que está utilizando. Estan integrados. Quieren formar parte de ella”, dijo Cassatt, que también fue directora de marketing de ConsenSys, una compañía de blockchain que ayudó a introducir Ethereum en el mercado.  

¿En qué se diferencia la Web3 del metaverso? ¿Y qué papel juega el blockchain en todo esto? 

La Web3 es realmente un descriptor de la infraestructura que se está construyendo a través de la tecnología blockchain que a su vez sirve de base del metaverso y el fundamento de la construcción de sus plataformas. 

El metaverso (en su forma actual y en futuras iteraciones, a medida que continúa desarrollándose) consiste en múltiples plataformas, como Roblox, Meta Horizon y Fortnite, y cada una de esas plataformas utiliza el Internet descentralizado y con base en blockchain para respaldar la tecnología del metaverso necesaria para conectar a sus usuarios entre sí, así como para conectarse con otras plataformas. 

Lea más sobre el metaverso aquí:  

¿Qué significará esto para la industria de los medios de comunicación y el marketing?  

Como menciono Cassatt anteriormente, el usuario espera más de las compañías en el mundo de la Web3. Quiere ser recompensado por sus interacciones con un producto, pero también espera poder opinar sobre el propio producto y tomar decisiones sobre el crecimiento de la empresa, lo que se denomina gobernanza. 

También se va a poner a prueba el modelo publicitario actualmente conocido por los medios de comunicación y la industria del marketing.  

“La publicidad no va a ser la forma principal en la que las empresas de la Web3 obtengan dinero. Sin embargo, la idea de que habrá publicidad en algunos contextos en la Web3 es perfectamente apropiada”, dijo Cassatt, solo que a menor escala. “Los usuarios individuales tendrán más control y la idea de modificación del comportamiento psicológico por parte de las plataformas de distribución va a ser rechazada”.  

¿Cómo puede una compañía establecer su presencia en la Web3? 

Las compañías podrían ingresar a la Web3 comprando un dominio ENS, o un identificador en el blockchain que les da acceso a un nombre de dominio en el blockchain que la gente puede identificar y encontrar fácilmente. Al igual que una dirección URL, puede ser el nombre de su empresa que termina en .eth en lugar de .com. 

¿Te gusta la imagen de portada? Puedes convertirte en su dueño. Cada uno de los avatares de robot que aparecen en esta serie es un NFT disponible para su compra en nuestra tienda OpenSea. Todas las ganancias serán donadas a la organización sin ánimo de lucro Sandy Hook Promise. Digiday está utilizando esta entrega de NFTs para obtener experiencia de primera mano en la creación y acuñación de NFT con el fin de obtener un mejor conocimiento de estos activos digitales y presentar futuros informes. Conozca más sobre por qué estamos experimentando con los NFTs aquí. 

https://digiday.com/?p=461124
Digiday Top Stories