Future of TV: Cómo la crisis económica afecta al mercado de la programación en streaming

El informe Future of TV (El Futuro de la Televisión) de esta semana analiza la forma como la economía de la producción y el desarrollo de la televisión y el streaming están cambiando en medio de la recesión económica.

  • Costos de producción
  • El camino hacia los programas de participación en los ingresos del vídeo corto (short-form)
  • El esfuerzo de Reels para encontrar anunciantes, Comcast busca un fabricante de televisión, problemas financieros de los streamers de Twitch y más

Costos de producción

Aciertos clave:

El aumento de los costos de producción y financiación plantea retos a los distribuidores y productores de streaming, pero también abre oportunidades.

  • Netflix y CNN Films se muestran más dispuestos a cofinanciar producciones.
  • HBO Max está poniendo contratos en espera.

La economía mundial está cambiando, y así mismo, la economía de la producción y el desarrollo de la televisión y streaming, ya que los distribuidores tratan de manejar los costos de una manera que presenta tanto oportunidades como desafíos para los productores.

Netflix y CNN Films están presentando a los productores una nueva disponibilidad para cofinanciar producciones originales que les ofrecería mayores derechos sobre los proyectos, y HBO Max está dejando en espera los acuerdos, según ejecutivos del sector del entretenimiento. Los portavoces de Netflix, CNN Films y HBO Max no respondieron a las solicitudes de comentarios.

Simultáneamente, los costos de producción se han incrementado con las tendencias macroeconómicas más amplias de aumento de la inflación, aumento de las tasas de interés y continuas limitaciones de la cadena de suministro, que están dando la vuelta al mercado de producción y desarrollo.

“El panorama es difícil en este momento. Desde el punto de vista de los productores, nuestros costos de financiación acaban de subir debido a las tasas de interés. Así que, olvidando la parte difícil de encontrar equipos y ubicaciones -que ha sido bastante compleja-, el costo del capital se ha encarecido”, dijo un ejecutivo del sector del entretenimiento. Añadió que “si se analiza una película que cuesta entre 30 y 50 millones de dólares [para producirla], probablemente hay otros 750 [mil] a un millón de dólares sólo en costos de financiación”.

El cambio general en el panorama de la producción y el desarrollo parece ser el paso a una “era de austeridad”, según Bloomberg. Como dijo el ejecutivo del sector del entretenimiento, “cada vez que el costo del capital sube un poco y cuando los estudios quieren pagar menos al año, de repente dicen: “Oigan, productores, ¿puedes ayudar a financiar estas cosas?””.

“Lo que estamos viendo es un mundo en el que todos los streamers quieren ser muy competitivos pero no tienen los dinero para comprar proyectos directamente”, dijo un segundo ejecutivo de la industria del entretenimiento.

Oportunidades de cofinanciación

La apertura de Netflix y CNN Films a los acuerdos de cofinanciación es un ejemplo de este cambio. Históricamente, ambas distribuidoras han intentado financiar producciones originales a cambio de la propiedad absoluta de los programas. Pero en los últimos meses han hablado con los productores sobre acuerdos de cofinanciación, en los que distribuidores y productores se repartirán los costos de producción, y los productores recuperarán así, algunos derechos sobre el proyecto, como por ejemplo, la posibilidad de conceder licencias a otros distribuidores internacionales o distribuir los proyectos a través de las propiedades de streaming del productor.

“Lo que entiendo de parte de Netflix es que están empezando a abrirse a ciertas negociaciones como las que hicieron cuando empezaron, que incluyen ‘cofinanciar con nosotros. Mientras nos encargamos de ciertos territorios, tú tienes la posibilidad de utilizarlos para compensar tu contribución “, dijo el primer ejecutivo del sector del entretenimiento.

“Ahora la CNN está dispuesta a la cofinanciación de proyectos de una manera que no lo estaba hace seis meses”, dijo el segundo ejecutivo de entretenimiento.

Limitaciones de costos

Por supuesto, una cosa que ha cambiado específicamente para CNN Films en los últimos seis meses es el cierre de la fusión de la empresa matriz  WarnerMedia con Discovery y Warner Bros. David Zaslav, Director Ejecutivo de Discovery, se concentró seguidamente en recortar 3.000 millones de dólares en costos. Este enfoque parece ser un factor para que el hermano corporativo de CNN Films, HBO Max, busque igualmente administrar sus costos reduciendo temporalmente el recaudo de proyectos. “HBO Max está básicamente congelado”, dijo un tercer ejecutivo de entretenimiento.

“Acabamos de presentar algo a HBO Max, y a los directivos les encantó y dijeron: ‘No estamos en condiciones de comprar en este momento”, dijo el primer ejecutivo.

No obstante, es difícil considerar que estos cambios en la industria del entretenimiento sean totalmente independientes de la recesión económica general. Al igual que las empresas de casi todos los demás sectores, los distribuidores intentan gestionar sus finanzas para escampar de la tormenta en caso de que las condiciones económicas se agraven. También existe el componente de la oleada de streaming del 2020, que ha dado paso a la saturación del mercado y a la fatiga en las suscripciones.

“En resumen, sí, hay mucho más escrutinio en los acuerdos de contenido”, dijo Eunice Shin, que ha sido consultora de empresas como Disney, Warner Bros. y NBCUniversal y es socia de la empresa consultora Prophet.

Costos de oportunidad

Además, la recesión económica más extensa influye en la respuesta de los productores a los cambios del mercado del entretenimiento. Específicamente, aunque los acuerdos de cofinanciación pueden proporcionar una vía para obtener más ingresos de un proyecto a largo plazo, requieren que las empresas tengan el flujo de dinero para pagar la producción por adelantado, lo que puede implicar entrar en déficit al financiar un proyecto con la esperanza de que los ingresos eventuales cubran los costos y luego obtengan beneficios.

Algunos productores están dispuestos a asumir los costos a corto plazo con la vista puesta en las ganancias a largo plazo, ya que se abren oportunidades de licenciamiento cuando los streamers buscan películas y programas de televisión para abastecer sus servicios en el extranjero, y cuando los creadores de programas ponen en marcha sus propias propiedades de streaming. Sin embargo, otros desconfían de la falta de financiación si esas ganancias a largo plazo no están tan aseguradas como en la época en que un programa de televisión tradicional podía durar varias temporadas y dar lugar a toda una serie de acuerdos de difusión en el país y a nivel internacional.

“Ya no estamos en el lugar -y no sé si volveremos a estarlo- en el que puedas sacarla del estadio con un programa y que esa transmisión financie todo lo demás que hagas para siempre. Se ha convertido en un negocio de volumen”, afirma un cuarto ejecutivo de la industria.

Otra preocupación es el aumento en los costos de producción. Además de los costos relacionados con el COVID introducidos a partir la pandemia, el aumento de la inflación, el aumento en las tasas de interés y la escasez de la cadena de suministro han incrementado los costos de producción, como el precio en los materiales de rodaje, según informó The Hollywood Reporter.

“Los costos de producción se han disparado”, afirma el segundo ejecutivo de la industria del entretenimiento. “El precio de contratar a un excelente [director de fotografía] es el doble o el triple ahora que hace cinco años. Esto se debe parcialmente a que hemos tenido una increíble demanda, que es extraordinario y quiero que la industria prospere, pero creo que es evidente que el costo de producción ha llegado a un lugar que podría ser insostenible a largo plazo”.

Lo que sabemos

“El número de espectadores [de vídeos en directo que se pueden pausar] es muy bajo, incluso para los socios grandes e influyentes. Estamos acostumbrados a que tengan millones de visitas. [Con un livestream de compras], hacemos algo que cuesta medio millón o un millón de dólares, y lo ven 1.500 personas. ¿Cómo es posible que [los comercializadores] gasten tanto dinero para tan poca gente?”.

El camino hacia los programas de participación de ingresos del formato de vídeo corto

“Correr” o incluso “caminar” son palabras demasiado fuertes para describir los esfuerzos de plataformas como TikTok, Instagram y YouTube por establecer programas de participación de ingresos al estilo de YouTube para sus videos de formato corto. Así que optaremos por “gatear”, lo cual puede, incluso, ser exagerado.

En junio, TikTok empezó a probar un programa llamado Pulse para compartir los ingresos por publicidad con sus mejores creadores de vídeos, pero el grado de tracción de ese programa aún no es muy claro.

“Salió con mucho bombo, pero no he vuelto a saber nada de él”, dijo un ejecutivo del sector del entretenimiento. De hecho, varias de las principales celebridades de TikTok con las que hablé durante VidCon, a finales de junio, ni siquiera conocían el programa.

Mientras tanto, Instagram y YouTube aún no han anunciado planes de programas de ingresos compartidos para Reels y Shorts, respectivamente.

“Estoy perplejo por qué [TikTok] no se ha lanzado al agua para buscar la forma de implementar un programa de participación de ingresos como YouTube AdSense para los creadores en TikTok. Sería como un golpe mortal”, dijo un segundo ejecutivo de la industria del entretenimiento.

Números a tener en cuenta

13 millones: Número de suscriptores que tenía Peacock a finales del segundo trimestre de 2022, más o menos el mismo que tenía tres meses antes.

22.3%: Porcentaje de hogares estadounidenses que utilizaron al menos un servicio de televisión por streaming gratuito y con publicidad en el segundo trimestre.

-240.000: Número de suscriptores de televisión pagada que Charter perdió en el segundo trimestre.

>400: Número de directores de programas de televisión que piden que Netflix, Disney, Warner Bros., Discovery y otros ofrezcan protección a los empleados de los estados que han prohibido el aborto.

https://digiday.com/?p=460272
Digiday Top Stories