La nominación al Oscar de “La sociedad de la nieve” demuestra el acierto de Netflix en su apuesta por producciones en español y su crecimiento en suscriptores 

Suscríbete al newsletter de Digiday en Español aquí para recibir las últimas noticias sobre el sector de marcas y la industria del marketing.

Si una compañía se ha destacado por cultivar éxitos con talento multicultural es Netflix, sus grandes producciones continuan dejando claro el poder de las audiencias hispanohablantes.

Y es que con el reciente éxito de la película “La sociedad de la nieve” completamente en español, Netflix no solo se apunta dos nominaciones al Oscar, una como mejor película internacional y otra por mejor maquillaje y peluquería, sino, además, pone de manifiesto hasta donde pueden llegar los genios creativos en su propio idioma.

El filme que narra la historia real de los sobrevivientes de un vuelo que cayó en 1972 sobre la cordillera de los Andes, es una impresionante puesta en escena estimada en $65 millones de dólares. No cabe duda que con producciones de este calibre Netflix tiene claro que la apuesta por crear contenido en español es una decisión acertada no solo en talento, sino, también, en números.

Veamos, después de su estreno el pasado 4 de enero, el film ascendió a la cuarta posición en la lista de películas de habla no inglesa más vistas en la historia de Netflix, sumando ya 64,4 millones de espectadores. La crónica del equipo uruguayo de rugby que vivió 72 días a la intemperie en las gélidas montañas del cono sur es hoy por hoy uno de los 10 títulos más populares de Netflix. Además de ser Top-10 en 93 países, incluido Estados Unidos.

Con una puntuación de 91% en Rotten Tomatoes, la película es el mejor abreboca que trae Netflix en el 2024 en materia de producciones en la lengua de Cervantes.

“No se podía contar la historia en otro idioma que no fuera el español, con acento uruguayo, era imprescindible entender el contexto de la época, social, cultural” aseguró el director del film Juan Antonio Bayona en entrevista con Los Angeles Times. 

A pesar de la competencia que representan largometrajes y series en Amazon Prime, Disney+ y otros servicios de streaming, Netflix apunta al cine en español como uno de sus factores definitivos para ganar suscriptores por la calidad de las producciones y sobre todo la fidelidad de la audiencia iberoamericana.

El número de suscriptores de Netflix en América Latina llegó a los 42 millones en 2022 según un reporte de Statista, una cifra siempre en aumento comparado a los años anteriores. De ellos un estimado de 10 millones convierten a México en el quinto país con más numero de suscriptores a nivel mundial, de la mano de Francia, según un reporte de FlixPatrol. 

Este año además otra producción de Netflix, “El Conde”, también obtuvo nominación al Oscar por mejor cinematografía. La cinta chilena cuenta una historia ficticia del fallecido dictador Augusto Pinochet, convertido en vampiro.

El paso de los largometrajes de Netflix en español por la alfombra roja de los premios de la Academia es amplio, fue en 2019 cuando el director mexicano Alfonso Cuarón con “Roma”, ganó 3 premios Oscar, incluido el de mejor película en idioma extranjero, sentando un precedente para que las grandes casas productoras en Hollywood contemplaran que el arte del buen cine no tiene idioma. Netflix ha sabido recolectar y monetizar dichos frutos.  

La indestructible casa de papel

Netflix está navegando el mar del streaming con vientos a su favor, la empresa reportó esta semana que en el último trimestre de 2023 sumó 13,1 millones de suscriptores, superando las previsiones de 8,97 millones, de tal manera, el número total asciende a más de 260 millones. Además, los ingresos totales de Netflix el año pasado llegaron a los $33.723 millones de dólares, lo que significa un incremento del 6,7% en comparación con 2022.

Algunas estrategias como el pago compartido y el plan básico con publicidad desde noviembre de 2022 han sido el camino trazado por Netflix para recuperar algunos de los suscriptores que antes de empezar a explorar otros servicios de streaming han encontrado en legendarias producciones españolas como “La casa de papel”, un refugio para pasar horas frente al televisor.

El 2023 cerró con broche de oro justamente con “Berlin”, el spinoff de “La casa de papel”, que luego de nueve meses de rodaje, 146 locaciones, 287 sets, 65 actores y actrices, y más de 1400 extras llevó nuevamente a los intrépidos ladrones españoles a ser el tema de moda en ficción en todo el mundo. Según reporta Netflix la producción ya cuenta con 5 millones de visualizaciones.

“Gracias a todos lo que se han subido a nuestra nave, por permitirse jugar y surfear la ola con nosotros” comentó Pedro Alonso, el actor que protagoniza la serie, a sus 8.8 millones de seguidores en Instagram.

https://digiday.com/?p=532783

More in Español

Verizon marca goles en el mercado hispano con LaLiga, J Balvin y el marketing deportivo

Suscríbete al newsletter de Digiday en Español aquí para recibir las últimas noticias sobre el sector de marcas y la industria del marketing. En un año donde el fútbol se apodera día a día de los titulares en Estados Unidos, no solo por el éxito de Leo Messi en el campo de la MLS, sino […]

Illustration of a shopping cart on a conveyor belt.

La empresa matriz de TJ Maxx y Marshalls, TJX, se está convirtiendo en un peso pesado de las tiendas de belleza

Suscríbete al newsletter de Digiday en Español aquí para recibir las últimas noticias sobre el sector de marcas y la industria del marketing. Esta hisLeytoria fue reportada por primera vez en Glossy, una publicación hermana de Digiday en Español. La oportunidad para las marcas de belleza en las tiendas minoristas de descuento nunca ha sido mejor. […]

El plan de regreso de Red Robin ante un futuro sin ‘cookies’ de terceros

Suscríbete al newsletter de Digiday en Español aquí para recibir las últimas noticias sobre el sector de marcas y la industria del marketing. Hace tiempo que se sabía, pero a medida que las ‘cookies’ de terceros de Google empiezan a deteriorarse, los anunciantes tienen que enfrentarse al agujero del tamaño de una ‘cookie’ en sus […]