La tendencia de llevar mascotas al trabajo alivia la presión y refuerza la productividad

No pensarías que la pandemia, y toda la tensión que nos trajo, tendría un efecto a largo plazo en nuestras relaciones con los animales, pero lo hizo.

No solo más personas adquirieron mascotas durante los últimos dos años (23 millones de hogares en los EE. UU. dieron la bienvenida a un gato o un perro desde el comienzo de la crisis del coronavirus), sino que pasaron mucho más tiempo con ellos durante ese tiempo, cambiando las actitudes de los dueños de mascotas hacia sus amigos de cuatro patas cuando se trata de encajarlos en su jornada laboral.

“Las personas abordan las relaciones con sus mascotas de manera diferente”, senaló a WorkLife la Dra. Molly McAllister, directora médica del Hospital Veterinario Banfield. Con las relaciones humanas tan restringidas, los dueños buscaron esa conexión social faltante de sus mascotas durante los últimos dos años; y mientras que antes la mayoría habría dejado a su gato o perro en casa y contratado a paseadores para hacerse cargo de los animales, ahora no quieren separarse de ellos, ya sea que estén en el trabajo o no.

“De hecho, el 80 % de los propietarios encuestados por el hospital veterinario Banfield dicen que pudieron vincularse más con su mascota durante este tiempo”, señaló la Dra. McAllister. “Debido a esta mayor conexión, el 63 % dice que está pensando más en cómo sus mascotas pueden encajar en su jornada laboral, y el 57 % está de acuerdo en que estará más feliz de regresar a su lugar de trabajo si pueden traer a sus mascotas”.

La idea de regresar a un lugar de trabajo físico sin poder traer mascotas ya ha provocado un brote de ansiedad por la separación entre los dueños y sus animales. Pero los empleadores han respondido de la misma manera, y muchos extendieron sus políticas de regreso a la oficina para incluir a los felinos y caninos.

Varias compañías de alto perfil han adoptado políticas amigables con las mascotas, una de ellas Amazon, donde se pueden encontrar hasta 8,000 perros todos los días en la sede de la compañía en Seattle.

Mientras tanto, todos los perros que acompañan a sus dueños a las 70 oficinas de Google en todo el mundo han sido llamados cariñosamente Dooglers. El gigante tecnológico también ha construido un parque para perros en su campus de Mountain View llamado The Doogleplex.

Los animales incluso han sido incluidos en el código de conducta de la empresa: “El afecto de Google por nuestros amigos caninos es una faceta integral de nuestra cultura corporativa. Nos gustan los gatos, pero somos una compañía de perros…”

La medida es un desarrollo que apoya el Dr. Kenneth Martin, de Northwell Health. “Hemos visto un gran éxito con los perros de terapia y los animales de apoyo emocional en el hospital y me encantaría ver que más empresas adopten lugares de trabajo que acepten mascotas”.

La pandemia hizo más profundos los lazos entre humanos y mascotas

La conexión entre humanos y animales se hizo más profunda durante la pandemia. Los profesionales médicos, en particular, tuvieron un momento agotador. El Dr. Martin de Northwell Health, estuvo entre ellos; su rutina era caótica en el punto álgido de la crisis del coronavirus, pero en marzo de 2020 adoptó dos gatos y lo ayudaron en los momentos más difíciles.

“Me saludaban calurosamente cada vez que llegaba a casa después de un turno largo y me hacían compañía durante los momentos de distanciamiento social”, dijo. “Los estudios han demostrado que las mascotas son excelentes para aliviar el estrés y la salud mental. Los animales son compasivos y expresan amor incondicional de una manera en la que muchos humanos no pueden. Es genial saber que tengo a mis dos gatos, Frank y Mo, esperándome en casa”.

Naturalmente, los eventos de los últimos dos años provocaron tensiones entre las relaciones humanas, ya que se restringió la libre circulación. Un hallazgo revelador de la investigación de Banfield fue que el 76 % de las 1000 personas que obtuvieron un perro o un gato durante la pandemia prefirieron pasar tiempo con su mascota antes que con su pareja, amigos o familiares.

Un resultado similar provino de una encuesta realizada por la organización nacional de cuidado de mascotas Wag! En la encuesta de 1001 personas, el 41 % respondió que, cuando regresen al trabajo, extrañarán más a sus perros que a sus hijos o cónyuges.

Y los amantes de las mascotas están dispuestos a poner su dinero donde está su corazón. En una evaluación de 2000 dueños de mascotas empleados, encargada por el servicio de citas veterinarias en línea Vester, concluyó que siete de cada 10 están dispuestos a aceptar un recorte salarial si pueden llevar a sus mascotas al trabajo, mientras que seis de cada 10 renuncian a sus trabajos. de regresar a una oficina que no admitía mascotas.

El alivio del estrés conduce a una mayor productividad

Los investigadores también han descubierto que el apoyo social para el estrés que brindan las mascotas conduce directamente a un aumento de la productividad.

En 2012, la Universidad de Virginia Commonwealth realizó pruebas de laboratorio en la saliva de los trabajadores de una fábrica en Carolina del Norte, allí más de 500 empleados y casi tres docenas de perros estaban presentes todos los días. Los investigadores descubrieron una caída dramática en la hormona del estrés para los empleados que llevaron a sus mascotas a la oficina en comparación con los que no lo hicieron, y los trabajadores tenían una mayor satisfacción laboral en general.

El Dr. Martin está convencido de que sus gatos lo hacen más feliz, más tranquilo y eso, a su vez, lo ayuda a concentrarse mejor en su trabajo. “Es posible que no entiendan su estrés, pero de todos modos lo apoyan. Cuando me siento abrumado, me gusta tomarme un minuto y simplemente abrazar a mis gatos o frotarles la barriga”, dijo. “Proporciona una sensación de calma instantánea y me permite tomar un respiro y poner todo en perspectiva”.

https://digiday.com/?p=458684
Digiday Top Stories