Ejecutivos opinan sobre el debate del trabajo remoto y las críticas de Elon Musk a la práctica

Elon Musk puede no ser un fanático de dejar que su personal trabaje de forma remota, pero la suya no es una postura que otros ejecutivos de negocios se apresuren a respaldar.

El hombre más rico del mundo exigió a los empleados de Tesla, el fabricante de automóviles eléctricos que dirige, y de SpaceX, su compañía de cohetes, regresar a la oficina o enfrentar el despido.
En un correo electrónico a los empleados de SpaceX, Musk supuestamente les dijo a los trabajadores que debían pasar un "mínimo de 40 horas en la oficina por semana" para evitar el despido. Mientras que en un mensaje al personal ejecutivo de Tesla, titulado "El trabajo remoto ya no es aceptable", escribió: "Cualquiera que desee hacer trabajo remoto debe estar en la oficina por un mínimo (y me refiero a *mínimo*) de 40 horas por semana o irse de Tesla”. Tesla y SpaceX tienen una fuerza laboral combinada de más de 110,000 personas. Hasta el momento, no hay informes aparentes de dudas de los empleados sobre la política de la oficina. Pero la postura estridente de Musk ha sido recibida con escepticismo por los ejecutivos de negocios que hablaron con WorkLife. Tamberlin Golden, directora ejecutiva para la estrategia de fuerza laboral de General Motors, cree que las empresas que ignoran cómo prefieren trabajar ahora sus empleados toman un alto riesgo. Golden describe el auge del trabajo remoto durante la pandemia como “uno de los cambios más significativos en el estilo de vida y de trabajo de los estadounidenses en nuestra historia” y agrega que los trabajadores tienen poco o quizás ningún deseo de volver a las viejas costumbres. “Ignorar, o peor aún, descartar estas preferencias significa convertirse en un empleador menos deseable para las personas que le dan prioridad a los trabajos remotos o híbridos. Significa perder talento con habilidades únicas, raras o complejas cuando actualmente tienen la ventaja en el mercado laboral corriente,"añadió. La guerra por la búsqueda de talento, tras la ola de renuncias masivas y cambios de trabajo que comenzó en 2021 (descrito por economistas como la Gran Renuncia) ha significado que los empleadores tengan que trabajar duro para atraer y retener a los mejores profesionales. Ignorar sus deseos ahora tendrá un costo. "Muchas empresas están buscando las mejores formas de retener no solo a sus empleados actuales, sino también atraer nuevos",señaló a WorkLife Anna Richardson, vicepresidenta de personal en Aiven, una plataforma de datos. “Eliminar por completo la forma en que ha funcionado el mundo durante los últimos dos años no debería ser una de esas estrategias”, agregó. “La gente ha demostrado que puede trabajar, incluso en las circunstancias más difíciles, en casa, y la productividad de las empresas no se ha visto afectada”. Rompiendo barreras geográficas Otros altos ejecutivos advierten que prohibir el trabajo remoto también reduce la posibilidad de ampliar la red de contratación más allá de quien esté geográficamente más cerca de la oficina de una organización. “Hay talento excelente ubicado fuera del 'patio trasero' de una organización" enfatiza Rob Catalano, director de estrategia de Kazoo + WorkTango, una firma que asesora a las empresas sobre el compromiso de los empleados, “y al limitar a las personas a esa ubicación geográfica, las empresas reducen significativamente su capacidad para encontrar grandes talentos. Tampoco es muy inclusivo”. Naturalmente, hay algunos empleados que desean volver a la oficina porque extrañan la interacción social con sus compañeros de trabajo y/o necesitan un límite más definido entre su hogar y su vida laboral. Catalano cree que las compañías ahora están obligadas a escuchar lo que quieren los diferentes empleados para asegurarse de que estén felices en el trabajo. “Los empleados no son un bien que se pueda obtener fácilmente a pedido”, agregó. Golden de General Motors también destacó los beneficios de romper las barreras geográficas para promover la inclusión. “Cuando la creación de una fuerza laboral diversa también es una prioridad comercial, la tecnología y otras empresas que ofrecen funciones remotas pueden lograr un progreso significativo en la diversidad y la inclusión en sus respectivas industrias. Primero a través de la eliminación de un requisito geográfico, lo que permite a las empresas encontrarse con el talento donde se encuentran y/o conectarse con el talento en lugares rurales o internacionales, pero también mediante la creación de un entorno de trabajo más inclusivo que pueda satisfacer las necesidades específicas de diferentes grupos marginados” afirmó. Golden cree que la flexibilidad en el lugar de trabajo, tanto desde el punto de vista del horario como de la ubicación, tiene la misma importancia que la compensación para todos. “Para GM, reforzar esta filosofía en nuestros esfuerzos de atracción y retención de talentos, y ayudar a los candidatos potenciales a comprender las oportunidades que existen en GM que les ofrece esta flexibilidad, ha sido un tremendo cambio de juego para nosotros”, agregó. Grandes empresas regresan a la oficina de tiempo completo Musk no está solo en su opinión sobre el trabajo remoto, otro titán de las empresas estadounidenses está a favor de que los empleados regresen a las oficinas, Jamie Dimon. El CEO del banco más grande de Estados Unidos, JPMorgan Chase, dijo en una conferencia en Nueva York en mayo, organizada por el Wall Street Journal, que un entorno solo remoto "no funciona para los jóvenes... No funciona para aquellos que quieren surgir. No funciona para la generación espontánea de ideas. No funciona para la cultura”. Dimon también dijo que para octubre el lugar de trabajo de la institución financiera “se verá igual que antes de la pandemia y todos estarán contentos con él”. Sin embargo, al mismo tiempo, en su carta anual a los accionistas, Dimon admitió que el trabajo remoto "será más permanente en los negocios estadounidenses...". Agregó que creía que el 10 % de los aproximadamente 271,000 empleados de JPMorgan podrían eventualmente trabajar desde casa. Un tema recurrente de los ejecutivos contactados por WorkLife es que los empleados deben participar en las decisiones sobre dónde trabajar, de lo contrario, los empleadores tendrán problemas para reclutar y retener talento. “Obligar a las personas a regresar a la oficina a tiempo completo después de dos años y medio de trabajo en gran parte remoto para empresas basadas en el conocimiento es poco práctico y algo irrespetuoso, francamente”, dijo Pat Petitti, cofundador y director ejecutivo de Catalant, una firma de mercado de trabajadores independientes. “Una cosa es, si trabaja en un entorno donde la asistencia en persona es obligatoria (como atención médica), pero para una empresa donde los empleados en persona trabajarían en gran medida desde una computadora, simplemente no hay razón lógica para ordenar la asistencia de cinco días a la semana”. Extremos opuestos del trabajo en persona Airbnb anunció a fines de abril que a partir de ahora sus empleados en Estados Unidos pueden “trabajar en cualquier lugar”, incluida la oficina. El director ejecutivo Brian Chesky dijo que los últimos dos años fueron los "más productivos" de la compañía de alquiler de espacios habitables, por lo que está haciendo que el trabajo remoto sea permanente. Cuando se le pidió que comparara el enfoque de Airbnb y las exigencias de Elon Musk sobre ir a la oficina o ser despedido, Meredith Graham, directora de personal de la firma de gestión digital Ensono, dijo que la mayoría de la gente simplemente quiere flexibilidad y que se les permita elegir. “Una medida única para todos, ya sea en la oficina o completamente remota, no funcionará para la gran mayoría y esas empresas tendrán el desafío de contratar y retener talento”, agregó. Tracy Tobin, directora de personal de la empresa de análisis de datos Adswerve, cree que cualquier firma que emita un ultimátum radical que favorezca un regreso completo a la oficina es irrazonable y poco práctico. “Los empleados quieren cosas diferentes y siempre será necesario hacer excepciones y adaptarse a las necesidades de las diferentes personas”,explicó. “Hay mucha gente que quiere estar en la oficina de forma regular, mientras que otros prefieren trabajar tanto como sea posible desde su casa”. Lo que está claro es que los jefes de AirBnb y Tesla ahora se sientan en lados opuestos del espectro del regreso a la oficina. “La política de Airbnb generalmente se consideraba extremadamente progresista, mientras que la de Tesla se ridiculizaba como anticuada”, según opina Paul Rubenstein, director de personalde Visier, una firma de consultoría de retención de empleados con sede en Canadá. “Obviamente, ambos se sientan en dos extremos de un espectro muy amplio”, señaló . “Actualmente nos encontramos en un momento en el que los empleados tienen mucho poder para impulsar la política de la organización”, dijo Rubenstien, “las organizaciones se enfrentan a la realidad de obligar a los empleados a regresar a la oficina, sin consultarlos ni considerarlos, creando una experiencia negativa para ellos, corriendo el riesgo de perderlos” añadió. WorkLife contactó a Tesla para hacer comentarios, pero no respondió a tiempo para la publicación.
https://digiday.com/?p=458678
Digiday Top Stories