Detalles de los planes de VF Corp para The North Face, Supreme y la economía circular

Esta historia fue reportada por primera vez en Glossy, una publicación hermana de Digiday en Español.

A pesar de la abrupta salida de su CEO el pasado 9 de diciembre y de la consiguiente rebaja de las perspectivas de ingresos para todo el año 2022, la empresa de confección VF Corp no se rinde en sus esfuerzos de sostenibilidad. Mantener los valores, la competitividad y la relevancia es cada vez más importante para sus marcas a medida que la Generación Z se convierte en el grupo demográfico dominante a la hora de comprar. VF Corp es propietaria de Timberland, The North Face, Supreme y Vans.

La empresa publicó su informe de sostenibilidad, Made for Change, en noviembre, y ha aprovechado este año para alejarse de la producción lineal y acercarse a la circularidad. Más allá del marketing y de evitar el “lavado verde”, su atención se centra en las operaciones. Para financiar sus iniciativas sostenibles, el grupo cerró un bono verde de 500 millones de euros en 2020. El fondo apoya iniciativas como el abastecimiento de materiales, y el grupo aspira a que el 100 % de los nueve materiales más utilizados procedan de fuentes regenerativas, responsables, recicladas o renovables para 2030. La empresa está abordando la circularidad en diferentes partes de su negocio para asegurarse de que todas las marcas están haciendo lo máximo para acelerar el cambio.

Desarrollo de materiales y agricultura regenerativa

Por ahora, el desarrollo de materiales en la industria está todavía en fase de pruebas, pero es un elemento crucial en la transición hacia un modelo de negocio circular. En 2021, el 79% del algodón comprado por VF se cultivó en EE.UU., en Australia o por una empresa algodonera de terceros que promovía mejoras de sostenibilidad medioambiental o social. Más de un tercio (36%) del poliéster de la empresa procede ahora de materiales reciclados.

La agricultura regenerativa permite reutilizar la tierra al cultivar los materiales, contribuyendo a la circularidad. En colaboración con sus marcas, VF ha puesto en marcha varios proyectos piloto de agricultura regenerativa en todo el mundo. Se centran en varios materiales clave utilizados en sus productos, como la lana, el algodón, el cuero, el caucho natural y la caña de azúcar. Dado que VF cuenta con una amplia cadena de suministro compartida entre sus marcas, puede ejercer más influencia sobre los proveedores y animarles a adoptar prácticas circulares y regenerativas.

Trazabilidad

VF también se está centrando en la trazabilidad de la cadena de suministro para comprender mejor los retos que pueden surgir en la transición a la circularidad y aislar a las marcas contra la escasez. Este año, la empresa publicó un mapa de trazabilidad para 100 de los productos más conocidos de las marcas, y está trabajando para poder rastrear cinco de los materiales clave de VF a través del 100% de su cadena de suministro para 2028. “Utilizando la información obtenida de nuestro programa de trazabilidad, podemos identificar mejor dónde podemos tener un impacto positivo y centrar nuestros esfuerzos”, declaró Jeannie Renne-Malone, vicepresidenta de sostenibilidad global de VF Corporation.

Además, la empresa lleva trabajando desde 2016 para reducir el número de sustancias químicas no preferentes en su cadena de suministro. Esta cuestión se planteó recientemente en la industria en general cuando se descubrió que la marca de moda Shein tenía el doble del límite regulado por la UE de sustancias químicas en su ropa. En la industria sigue faltando una regulación del uso de sustancias químicas.

Francois Souchet, responsable global de sostenibilidad e impacto de la agencia de relaciones públicas BPCM, ha declarado: “VF Corp destaca como líder en la industria de la moda, desde el punto de vista de la sostenibilidad. Sin embargo, para cumplir plenamente las ambiciones del Acuerdo de París, será necesario que la empresa haga más, especialmente para reducir las emisiones de alcance 3 y avanzar hacia una mayor desvinculación de los ingresos de la fabricación de nuevos productos.”

Comunicar la circularidad al cliente

Uno de los mayores retos de VF Corp ha sido la comunicación con el cliente en torno a la sostenibilidad y la circularidad, y explicar los conceptos científicos de forma sencilla. “Nos incumbe, como marcas, encontrar la forma de hacer que la sostenibilidad sea fácil de entender para los clientes, en su propio idioma”, afirma Susie Mulder, presidenta global de marca de Timberland. “Ese es el desbloqueo: cuando puedes presentar el problema de forma clara, sencilla y quizá incluso entretenida, y luego invitar a tus consumidores a que se unan a ti y formen parte de la solución”.

Por ejemplo, sus productos Vans VR3 están claramente etiquetados con el tablero de ajedrez de Vans y los detalles VR3, lo que garantiza a los consumidores una comprensión clara de los pasos que está dando la marca para minimizar su huella global. Vans VR3 es una colección en la que el 30% del producto es renovable, reciclado o regenerativo. Las marcas de VF tampoco abarrotan sus redes sociales con información sobre sostenibilidad, sino que prefieren ofrecerla en sus sitios web. Los informes anuales de sostenibilidad están disponibles en el sitio web de VF.

La circularidad se lanzó en 2022

Este año, VF Corp también ha creado dos iniciativas centradas en la circularidad: Vans presentó la nueva línea de productos VR3. También lanzó un sistema de etiquetado denominado “Sustainability Hub”, que se extenderá en los próximos años. Este último significa para los consumidores que uno o una combinación de materiales regenerativos, renovables de origen responsable y/o reciclados constituyen al menos el 30% del producto.

Por su parte, en enero de 2022, Timberland puso en marcha Timberloop, un programa de devolución y su correspondiente sitio web de reventa lanzados en Estados Unidos. Los productos devueltos se reacondicionan y se ponen a la venta en un sitio web específico. Los artículos que no se pueden reparar se desmontan para que los componentes utilizables puedan reciclarse en nuevos materiales.

“La circularidad es un componente crucial de nuestra estrategia de sostenibilidad medioambiental”, afirma Renne-Malone. “Requiere un planteamiento a escala de toda la empresa que incida en cómo se diseñan los productos, qué materiales se utilizan, cómo se procesan los materiales, cómo se fabrican y ensamblan los productos y cómo se gestionan los productos al final de su ciclo de vida.”

Aplicar la circularidad en toda la empresa

Para garantizar el éxito de la estrategia circular, los diseñadores de toda la cartera de marcas de la empresa han recibido formación en diseño circular. Además, la empresa minimiza los insumos vírgenes, no renovables y fósiles, reutiliza materiales y productos durante el mayor tiempo posible y reduce los residuos que van a parar a los vertederos. También está proporcionando recursos técnicos y financieros a los proveedores, con el fin de identificar y aplicar proyectos de eficiencia energética, energías renovables y mejoras de las aguas residuales en sus fábricas.

“Es importante señalar que no es sólo el equipo de sostenibilidad el que dirige el programa de Timberland”, afirma Mulder. “La sostenibilidad está entretejida en todos los departamentos de Timberland: diseño de productos, compromiso de los empleados, marketing, estrategia, incluso finanzas”. El equipo de sostenibilidad de Timberland tiene una doble estructura de información: VF Sustainability y el departamento Timberland Strategy.

2023 estrategias circulares

Ahora, la atención se centra en aumentar la circularidad y el uso de mejores materiales de cara a 2023. “2023 será un gran año para Vans, ya que buscamos expandir nuestra colección de productos VR3 a múltiples categorías de calzado y ropa, incluyendo Vans Classics”, dijo Alyse Russel, gerente senior de sostenibilidad de Vans. “También empezaremos a incorporar materiales cultivados de forma regenerativa, empezando por el caucho regenerativo. Y estamos identificando socios de reciclaje clave que nos ayudarán a alcanzar nuestro objetivo para 2030 de crear y escalar el producto circular.”

Para Timberland, la atención se centrará en ampliar sus actuales esfuerzos de circularidad y sustituir materiales. “Más allá de permitir el diseño circular, seguiremos aumentando el uso de materiales naturales regenerativos en 2023, con el objetivo final no solo de minimizar los residuos y el impacto, sino de restaurar realmente la tierra de la que todos dependemos”, dijo Mulder. “Es una visión elevada, pero la tenemos en mente con cada producto que fabricamos”.

Para hacer comprender a los clientes la importancia de la circularidad, “VF debería proporcionar más beneficios cuantificados sobre la adopción de materiales regenerativos, en comparación con los convencionales, y más información sobre los avances en su adopción”, dijo Souchet. “Esto podría complementarse probando y potencialmente adoptando alternativas innovadoras hechas por el hombre para el cuero o las fibras proteicas.”

https://digiday.com/?p=482418
Digiday Top Stories